4.3.12

La persistencia del hielo



Paso febrero, ningun post. Escribo poco en el blog y no por falta de ganas o de interés. Esta es mi bitacora desde hace bastante, y me gusta mantenerla, aunque no tenga muchos lectores. Con la velocidad del desarrollo y la inmediatez de otras aplicaciones sociales, el blog parece un poco dejado de lado. Pero durante el tiempo que paso adentro en el invierno canadiense, podria hacer a un lado por un ratito las pilas de libros por leer que se acumulan. Sin embargo, entre tanta lectura sesuda por hacer, aparecen algunos ejemplares de ficcion que sirven de entretenimiento, porque hemos venido a sufrir a este mundo, pero no tanto. Tras los ratos de esparcimiento que me da la fotografia, hay algunas lecturas que he sobrevolado. Me doy cuenta y asumo que me quedaré atras en abordar autores de los que "todo el mundo" habla. Muy apartados de esa carrera contra la nada, hay elementos que no cambian. Como el dibujo filigranado del hielo en la ventana, realzado en un dia de sol. Digo que es un sol mentiroso este del invierno canadiense. Invitante, algo mas fuerte y un poco mas alto a fines de febrero, no impide la congelacion de quien se confie. Los locales aman y disfrutan esos dias. Se los conoce porque no usan bufanda y son capaces de ofrecer al descubierto algun primer boton del abrigo en temperaturas muy por debajo del cero Celsius. Cuando, acalorada por la mala seleccion de abrigos, senti que podia hacer lo mismo, mis bronquios también se cristalizaron. Hay un dicho en mi pais: el que nace para escoba...

D.B.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Se produjo un error en este gadget.