9.2.11

Enero perdido



Enero se fue. No publiqué nada. Es un signo de un mes hecho para mirar el invierno por la ventana. El sol fue una entelequia en la grisura, y cuando quiso atisbar entre la bruma del smog ciudadano, no pudo hacerse paso. Enero es... dìas grises que se acumulan, como la nieve. Què hacer? Angustiarse por el quehacer, por lo por hacer, o por el no hacer? Sobrevivir, sobrevivir como se pueda. Esperando tras la ventana a que el tiempo pase.
Nunca me gustò enero. Cuando vivìa en el sur, nunca me estaba permitido tomarme vacaciones en ese mes. El verano, y particularmente ese mes, era el privilegio de unos pocos en las oficinas, y siempre los mismos. Un verano, un enero en las tòrridas calles de la Ciudad Vieja de Montevideo no es el mejor prospecto. Enero tiene treinta y un largos dìas. En el sur, da la esperanza de llegar a casa con luz luego del trabajo. En el norte, no da esperanza de claridad alguna. A las 16:30 la luz es mortecina. Què se puede hacer entonces, sino sobrevivir, tras una ventana?
D.B.

1 comentario:

  1. Es que yo me cansé de ver como pasa el tiempo, el implacable, el que pasó.
    Ayer fui hasta el bosque y hacía frío, mucho frío.
    Al llegar a la cañada, los cerezos me estaban esperando ansiosos, como si fueran una madre embarazada.
    De sus ramas salían miles de florcitas chiquititas.
    Miro mis pies, mis brazos... y no veo brotes verdes.
    Pero yo me cansé de ver como pasa el tiempo, el implacable, el que pasó...

    ResponderEliminar

Se produjo un error en este gadget.