18.4.10

Nuestra señora de la gracia

Parque de Nuestra Señora de la Gracia, Montreal

El trayecto comienza en el parque que da nombre al barrio, o al que el barrio le dio el nombre. Dos días después de la última nevada, en marzo, ya prometía verdor. Ocupa una gran manzana y se da el lujo de tener un espacio dedicado a los perros, una pista de patinaje sobre hielo y varios rincones para los chiquitos, que incluye juegos con agua. La zona norte, a lo alto de la pendiente ofrece una tranquilidad que parece inusitada, comparada con su límite sur, una transitada avenida.
Digo todo esto, generalidades sin interés, solamente para introducir el paseo por NDG. Porque para mí, el parque es una suerte de puerta a otra dimensión. Pero eso es parte de muchas historias que vendrán.
Foto: el parque en otoño
D.B.

2 comentarios:

  1. Dónde queda el parque?

    Te entiendo a mi me pasó siempre lo mismo con Agronomía, en el barrio porteño del mismo nombre. Allí pasé mi infancia y mi adolescencia, allí hice correr hasta la locura a mi perro spike, allí me enamoré, tomé infinitos mates, y guitarrié con amigos. Creo que ese parque marcó mi vida y siempre me dió una línea de fuga de lo real cotidiano a lo real maravilloso. Y hablando de esto a don Cortazar le pasó lo mismo con ese lugar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Sí, Nicolás, es cierto! los parques tienen continuidad cortazariana en nuestras historias. Más tarde o más temprano, más temprano que tarde, hay parques o jardines de referencia para todos.
    Gracias Nicolás!

    ResponderEliminar

Se produjo un error en este gadget.