8.6.09

Diamantes y poesia



Juana de Ibarbourou (Juana de América) (Uruguay), es una figura universal en el mundo poético. LAS LENGUAS DE DIAMANTE, fue su primer libro publicado.

Las lenguas de diamante mantiene algunas características que se reiterarán durante casi 60 años en el discurso poético de Juana de Ibarbourou: extrañamiento frente a la muerte; concepto de venganza diferida: morirá, pero se enraizará en semillas, trepará por los tallos, será escándalo; erotismo trascendente que no se agota en la realidad objetiva; actidud sostenida sobre su origen; re-creación del mundo en sus metáforas, el yo lírico no devora imágenes, las crea: el amor en la hablante obra prodigios; integracion con la naturaleza, a veces de carácter panteísta, en otras oportunidades como paralelismo sicocósmico; reelaboración de una temática que la acucia frente al amor, la soledad, la muerte, la transitoriedad del tiempo... (Dra.Sylvia Puentes de Oyenard)

_

Vida-Garfio

Amante: no me lleves, si muero, al camposanto.
A flor de tierra abre mi fosa, junto al riente
Alboroto divino de alguna pajarera
O junto a la encantada charla de alguna fuente.

A flor de tierra, amante. Casi sobre la tierra,
Donde el sol me caliente los huesos, y mis ojos,
Alargados en tallos, suban a ver de nuevo
La lámpara salvaje de los ocasos rojos.

A flor de tierra, amante. Que le tránsito así sea
Más breve. Yo presiento
La lucha de mi carne por volver hacia arriba,
Por sentir en sus átomos la frescura del viento.

Yo sé que acaso nunca allá abajo mis manos
Podrán estarse quietas.
Que siempre como topos arañarán la tierra
En medio de las sombras estrujadas y prietas.

Arrójame semillas. Yo quiero que se enraícen
En la greda amarilla de mis huesos menguados.
¡Por la parda escalera de las raíces vivas
Yo subiré a mirarte en los lirios morados!
.

Leo esta poesía, y me acuerdo de Lorca, de su llanto por Ignacio Sánchez Mejía, aquel de:

Pero ya duerme sin fin.
Ya los musgos y la hierba
abren con dedos seguros
la flor de su calavera.
Y su sangre ya viene cantando:
cantando por marismas y praderas,
resbalando por cuernos ateridos,
vacilando sin alma por la niebla,
tropezando con miles de pezuñas
como una larga, oscura, triste lengua,
para formar un charco de agonía
junto al Guadalquivir de las estrellas.

...

Y tambien Paul Celan, con Amapolas y memoria:

...de corazones y cerebros bortan los tallos de la noche...

.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Se produjo un error en este gadget.