20.6.09

Écoutez: Apadoorai


Noche sorprendente en Quai des Brumes...


D'origine Québécoise, Apadoorai est un duo qui offre une musique envoûtante mélangeant didgeridoo et musique électronique. Possédant un répertoire varié et dynamique, Apadoorai s'inspire de diverses influences musicales qui bousculent les conventions de l'univers musical. Apadoorai fait parti des artistes de la petite scène musicale de Montréal qui promettent des concert certes intimes mais qui savent charmer le public et les transporter dans l'univers transcendant et mystique de la musique World Beat.

Plus d'informations: http://www.myspace.com/apadoorai

10.6.09

Los gatos persas, animales peligrosos


Je me souviens...

de la dictadura en Uruguay, cuando el rock era subversivo.

Este post se volvió una amarga premonición, por lo que sucedió con las elecciones en Irán. Duele la traición de los poderosos de siempre a la voluntad popular, duele el pueblo iraní que hizo una revolución para librarse de un régimen corrupto, sólo para caer en un oscurantismo religioso medieval.

Ahora no sólo se prohíben expresiones musicales, si no también la comunicación, como sucede con el bloqueo a la red y sus herramientas.

En China se prohíbe a youtube, también en Irán, pero aún se puede acceder al menos a twitter para obtener algo de información fidedigna, de primera mano, de lo que está sucediendo.



Le cinéaste iranien Bahman Ghobadi, dont le film "Les Chats persans" sur la scène musicale underground téhéranaise a été primé à Cannes, a été arrêté et incarcéré pendant une semaine à son retour en Iran par la police, qui l'a libéré mardi, a annoncé un proche collaborateur à Paris.

Parti de Berlin pour le Kurdistan irakien le lundi 1er juin, le réalisateur âgé de 40 ans, qui devait se rendre en Iran pour quelques jours, avait pris la route le mardi et n'avait depuis plus donné de nouvelles à ses proches.

"Nous étions très inquiets, sa famille l'a cherché partout. Avant son départ, il m'avait dit +Si je n'ai pas fait signe dans deux jours, c'est qu'on m'aura arrêté+", a rapporté à l'AFP un ami et collaborateur, ne souhaitant pas être identifié.

"Il vient de m'appeler pour me dire qu'il venait d'être libéré sous caution et qu'il repartait en Irak", a-t-il ajouté, précisant que M. Ghobadi avait été arrêté à son entrée dans le pays par la police des frontières iranienne, qui l'a ensuite maintenu en détention pendant une semaine.

Son oncle et son avocat ont versé une "importante caution", ce qui a permis sa libération, a encore dit ce collaborateur.

Toujours selon la source, l'incarcération serait liée aux "sévères critiques" formulées à l'encontre du gouvernement iranien par le réalisateur lors de la présentation des "Chats persans" au Festival de Cannes, en mai.

Dans ce film aux allures de documentaire, co-lauréat du Prix spécial Un Certain Regard décerné sur la Croisette, Ghobadi dénonce la répression qui frappe les jeunes musiciens de son pays.

Co-écrit avec la journaliste irano-américaine Roxana Saberi - accusée d'espionnage par Téhéran et incarcérée du 31 janvier au 11 mai -, le long métrage dresse le portrait poignant d'une jeunesse en quête de liberté, en suivant des concerts et des répétitions clandestines de rock et de rap.

"Les Chats persans", qui devrait sortir début décembre en France, a déjà été vendu dans une quinzaine de pays dont le Canada, l'Espagne, la Grèce, l'Italie, le Portugal, Israël, l'Afrique du sud, l'Argentine et le Mexique.


8.6.09

Arlt, aguafuerte del que solo habla

Polvo seré, más polvo enamorado?
Ni cenizas de rosas?
Una sombra ya pronto serás

De Aguafuertes Porteñas, de Roberto Arlt:

Me miro el dedo gordo del pie, y gozo.
Gozo porque nadie me molesta. Igual que una tortuga, a la mañana, saco la cabeza debajo la caparazón de mis colchas y me digo, sabrosamente, moviendo el dedo gordo del pie:
-Nadie me molesta. Vivo solo, tranquilo y gordo como un archipreste glotón.
Mi camita es honesta, de una plaza y gracias. Podría usarla sin reparo ninguno el Papa o el arzobispo.
A las ocho de la mañana entra a mi cuarto la patrona de la pensión, una señora gorda, sosegada y maternal. Me da dos palmaditas en la espalda y me pone junto al velador la taza de café con leche y pan con manteca. Mi patrona me respeta y considera. Mi patrona tiene un loro que dice: "¡Ajuá! ¿Te fuiste? Que te vaya bien", y el loro y la patrona me consuelan de que la vida sea ingrata para otros, que tienen mujer y, además de mujer, una caterva de hijos.
Soy dulcemente egoísta y no me parece mal.
Trabajo lo indispensable para vivir, sin tener que gorrear a nadie, y soy pacífico, tímido y solitario. No creo en los hombres, y menos en las mujeres, mas esta convicción no me impide buscar a veces el trato de ellas, porque la experiencia se afina en su roce, y además no hay mujer, por mala que sea, que no nos haga indirectamente algún bien.
Me gustan las muchachitas que se ganan la vida. Son las únicas mujeres que provocan en mí un respeto extraordinario, a pesar de que no siempre son un encanto. Pero me gustan porque afirman un sentimiento de independencia, que es el sentido interior que rige mi vida.
Más me gustan todavía las mujeres que no se pintan. Las que se lavan la cara, y con el cabello húmedo, salen a la calle, causando una sensación de limpieza interior y exterior que haría que uno, sin escrúpulos de ninguna clase, les besara encantado los pies.
No me gustan los chicos, sino excepcionalmente. En todo chiquillo, casi siempre se descubren fisonómicamente los rastros de las pillerías de los padres, de manera que sólo me agradan a la distancia y cuando pienso artificialmente con el pensamiento de los demás que coinciden en decir: "¡Qué chicos, son un encanto!", aunque es mentira.
Me baño todos los días en invierno y verano. Tener el cuerpo limpio me parece que es el comienzo de la higiene mental.
Creo en el amor cuando estoy triste, cuando estoy contento miro a ciertas mujeres como si fueran mis hermanas, y me agradaría tener el poder de hacerlas felices, aunque no se me oculta que tal pensamiento es un disparate, pues si es imposible que un hombre haga feliz a una sola mujer, menos todavía a todas.
He tenido varias novias, y en ellas descubrí únicamente el interés de casarse, cierto es que dijeron quererme, pero luego quisieron también a otros, lo cual demuestra que la naturaleza humana es sumamente inestable, aunque sus actos quieran inspirarse en sentimientos eternos. Y por eso no me casé con ninguna.
Personas que me conocen poco dicen que soy un cínico; en verdad, soy un hombre tímido y tranquilo, que en vez de atenerse a las apariencias busca la verdad, porque la verdad puede ser la única guía del vivir honrado.
Mucha gente ha tratado de convencerme de que formara un hogar; al final descubrí que ellos serían muy felices si pudieran no tener hogar.
Soy servicial en la medida de lo posible y cuando mi egoísmo no se resiente mucho, aunque me he dado cuenta que el alma de los hombres está constituida de tal manera, que más pronto olvidan el bien que se les ha hecho que el mal que no se les causó.
Como todos los seres. humanos he localizado muchas mezquindades en mí y más me agradaría no tener ninguna, mas al final me he convencido que un hombre sin defectos sería inaguantable, porque jamás le daría motivo a sus prójimos para hablar mal de él, y lo único que nunca se le perdona a un hombre, es su perfección.
Hay días que me despierto con un sentimiento de dulzura floreciendo en mi corazón. Entonces me hago escrupulosamente el nudo de la corbata y salgo a la calle, y miro amorosamente las curvas de las mujeres. Y doy las gracias a Dios por haber fabricado un bicho tan lindo, que con su sola presencia nos enternece los sentidos y nos hace olvidar todo lo que hemos aprendido a costa del dolor.
Si estoy de buen humor, compro un diario y me entero de lo que pasa en el mundo, y siempre me convenzo de que es inútil que progrese la ciencia de los hombres si continúan manteniendo duro y agrio su corazón como era el corazón de los seres humanos hace mil años.
Al anochecer vuelvo a mi cuartujo de cenobita, y mientras espero que la sirvienta -una chica muy bruta y muy irritable- ponga la mesa, "sotto voce" canturreo Una furtiva lágrima, o sino Addio del passato o Bei giorni ridenti... Y mi corazón se anega de una paz maravillosa, y no me arrepiento de haber nacido.
No tengo parientes, y como respeto la belleza y detesto la descomposición, me he inscripto en la sociedad de cremaciones para que el día que yo muera el fuego me consuma y quede de mí, como único rastro de mi limpio paso sobre la tierra, unas puras cenizas.

...

Fernando Pessoa, Si yo muriera joven:

Si yo muriera joven,
sin poder publicar libro alguno,
sin ver la cara que tienen mis versos en letra impresa,
pido que, si se quisiesen molestar por mi causa,
no se molesten.
Si así ocurrió, así es verdad.

Aunque mis versos nunca sean impresos
tendrán su propia belleza, si fueran bellos.
Pero no pueden ser bellos y quedar por imprimir,
porque las raíces pueden estar bajo la tierra
pero las flores florecen al aire libre y a la vista.
Tiene que ser así por fuerza. Nada puede impedirlo.

Si yo muriera muy joven, oigan esto:
nunca fui sino una criatura que jugaba.
Fui gentil como el sol y el agua,
de una religión universal que sólo los hombres no conocen.
Fui feliz porque no pedí ninguna cosa,
ni procuré hallar nada,
ni hallé que hubiese más explicación
que la de que la palabra explicación no tiene ningún sentido.

No deseé sino estar al sol o a la lluvia,
al sol cuando había sol
y a la lluvia cuando estaba lloviendo
(y nunca la otra cosa).
Sentir calor y frío y viento,
y no ir más lejos.

Una vez amé, pensé que me amarían,
pero no fui amado.
Pero no fui amado por la única gran razón:
porque no tenía que ser.
Me consolé volviendo al sol y a la lluvia,
y sentándome otra vez en la puerta de casa.
Los campos, al fin, no son tan verdes para los que son amados
como para los que no lo son.
Sentir es estar distraído.

Fernando Pessoa

La Biblia de los amantes




La Biblia humeda, de Rafael Courtoisie

Si es que los amantes tienen un credo, mas pasajero que la poesia pura, aqui esta...

Diamantes y poesia



Juana de Ibarbourou (Juana de América) (Uruguay), es una figura universal en el mundo poético. LAS LENGUAS DE DIAMANTE, fue su primer libro publicado.

Las lenguas de diamante mantiene algunas características que se reiterarán durante casi 60 años en el discurso poético de Juana de Ibarbourou: extrañamiento frente a la muerte; concepto de venganza diferida: morirá, pero se enraizará en semillas, trepará por los tallos, será escándalo; erotismo trascendente que no se agota en la realidad objetiva; actidud sostenida sobre su origen; re-creación del mundo en sus metáforas, el yo lírico no devora imágenes, las crea: el amor en la hablante obra prodigios; integracion con la naturaleza, a veces de carácter panteísta, en otras oportunidades como paralelismo sicocósmico; reelaboración de una temática que la acucia frente al amor, la soledad, la muerte, la transitoriedad del tiempo... (Dra.Sylvia Puentes de Oyenard)

_

Vida-Garfio

Amante: no me lleves, si muero, al camposanto.
A flor de tierra abre mi fosa, junto al riente
Alboroto divino de alguna pajarera
O junto a la encantada charla de alguna fuente.

A flor de tierra, amante. Casi sobre la tierra,
Donde el sol me caliente los huesos, y mis ojos,
Alargados en tallos, suban a ver de nuevo
La lámpara salvaje de los ocasos rojos.

A flor de tierra, amante. Que le tránsito así sea
Más breve. Yo presiento
La lucha de mi carne por volver hacia arriba,
Por sentir en sus átomos la frescura del viento.

Yo sé que acaso nunca allá abajo mis manos
Podrán estarse quietas.
Que siempre como topos arañarán la tierra
En medio de las sombras estrujadas y prietas.

Arrójame semillas. Yo quiero que se enraícen
En la greda amarilla de mis huesos menguados.
¡Por la parda escalera de las raíces vivas
Yo subiré a mirarte en los lirios morados!
.

Leo esta poesía, y me acuerdo de Lorca, de su llanto por Ignacio Sánchez Mejía, aquel de:

Pero ya duerme sin fin.
Ya los musgos y la hierba
abren con dedos seguros
la flor de su calavera.
Y su sangre ya viene cantando:
cantando por marismas y praderas,
resbalando por cuernos ateridos,
vacilando sin alma por la niebla,
tropezando con miles de pezuñas
como una larga, oscura, triste lengua,
para formar un charco de agonía
junto al Guadalquivir de las estrellas.

...

Y tambien Paul Celan, con Amapolas y memoria:

...de corazones y cerebros bortan los tallos de la noche...

.

Se produjo un error en este gadget.