3.2.09

Sarkozy, l´autre refus



En improvisado como aparentemente sincero discurso, Nicolás Sarkozy le dijo adiós al traspié gaullista de fines de los años sesenta en Québec. Dijo más o menos que, si una nación está segura de su identidad, no debe defenderla basándose en el encierro en sí misma y en la confrontación con el entorno. Creo que también habló de "estrechez mental". Sonó como una apelación a la autoestima y un cachetazo al chauvinismo nacionalista. Los partidarios de la soberanía quebequense dicen que el mandatario no representa el pensamiento de su pueblo. No sé qué tanto está presente la provincia canadiense en la atención de los franceses, pero sospecho que no mucho. Después de todo, haber sido un polo de influencia en la alta cultura es un lugar que Francia no se resigna a perder ,y que les preocupa bastante más que lo pase en la lejana Canadá, es decir, defender su propia sobrevivencia.
Y en verdad pareciera que el mayor aporte cultural de los quebequenses es recibido más por los Estados Unidos que por Francia, aunque les duela reconocerlo. Como si hubiera un sino genético-histórico de desinterés, de parte de los franceses, partiendo del rey sol Luis XV, hasta hoy, pasando por alto la anécdota del discurso gaullista, que tampoco podría documentar su representatividad en cuanto a la opinión mayoritaria francesa de la época sobre el porvenir de la provincia.
Y después de todo, soberanía sobre qué, reclaman los descendientes de franceses en Canadá? Porque cuando ellos llegaron a América del Norte, mediando el 1600, el territorio estaba ocupado por diversas tribus, que por algo hasta hoy se llaman "autóctonas". Indios perseguidos, masacrados, robados y rebajados en su condición humana, y cuya situación actual no es demasiado adecuada digamos.
Reclamar la soberanía sobre un territorio usurpado, parece al menos arrogante. Pero claro, los indígenas no tenían "títulos de propiedad", y en caso de tenerlos, en caso de que ellos se manejaran con los mismos parámetros capitalistas que los europeos, hoy tendrían igualmente que pasar bajo el examen de una Oficina de la Lengua Francesa, o de alguna orden restringidísima, a no dudarlo.
Es un caso parecido a las "celebraciones" que impulsaba España en América Latina por los 500 años del 1492, cuando el ignorante de Colón creyó haber llegado a la India. 500 años de qué, nos preguntamos en ese entonces.
Yo me pregunto ahora en Québec, soberanía sobre qué??
D.B.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Se produjo un error en este gadget.