8.11.08

El viaje hacia el mar

Uruguayos, siempre en la orilla.

Vi la película en el coqueto Centro Cultural Bolivariano, un día de mucho frío, no hace mucho. Me re encontré con la luz del Uruguay, a través del film. Esperaba más de la fotografía, sin embargo. Las sierras minuanas merecen más. La música sonaba muy alta, y uniforme, o intentaba uniformizar el relato. Lo mejor fue la construcción de los personajes y la historia.
Más allá de los aspectos técnicos, el fresco hecho por Morosoli es agudo, incontrovertible. Me vi reflejada en la mentalidad pueblerina, el conformismo, el no animarse a intentar el cambio, el eterno quedarse en la orilla cuando se puede cruzar el océano, o al menos intentarlo.

D.B.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Se produjo un error en este gadget.