19.9.08

Bernardo Secchi, su lugar preferido


Dijo Bernardo Secchi en el Centro Canadiense de Arquitectura, que este cementerio de Kortrijk diseñado por él es el lugar donde quisiera ser enterrado. En las conversaciones preliminares con los pobladores acerca del proyecto, les mostró una manera nueva de ver el paisaje. El habitante de la zona conocida como Países Bajos, ha asumido una visión de llanura extrema. Sin embargo, Secchi demostró con estudios geofísicos, que el relieve imita a las suaves ondulaciones marinas en un día con poco viento. Y a los locales les gustó esa nueva mirada, esa incitación a continuar el paisaje del mar. La altura de cada ola no tiene más de 15 metros, pero el relieve está. Secchi halló interesante y necesario aprovecharlo para su propuesta urbanística.
Antes, había instruido a los numerosos asistentes a su conferencia dictada en un claro francés y con enorme capacidad didáctica, sobre el concepto de las ciudades "difusas" que se extienden más y más, en suelo europeo al menos, y su inconvienencia como política de desarrollo urbanístico. Él sostiene que, (cuando no), es el excesivo afán de lucro de unos pocos y no otra cosa lo que hace a los humanos amontonarse en edificios, generándose malas condiciones de vida. El habitante que puede hacerlo ensaya una respuesta individual, huyendo a lugares deshabitados de la campiña más o menos cercana. La consecuencia es que llevar servicios a zonas cada vez más alejadas del centro resulta costoso y dañino para el medio ambiente, además del aislamiento y la marcada división que genera ruptura social. A todas luces del análisis, es desaconsejable abandonar el diseño urbano a impulsos individuales y sin planificación alguna, porque las consecuencias de las decisiones erróneas las sufrirán todos los integrantes de la sociedad. La única solución que encuentra Secchi, apoyado en su larguísima experiencia como urbanista en Europa y también como docente e investigador, es lograr el consenso social. Por trabajoso y difícil que parezca, encuentra que es la salida más ética y adecuada. Nada de imposiciones de iluminados tecnócratas, de fundamenalistas del urbanismo o de ingenieros sin visión social. Propuestas, debates, acuerdos, consenso entre los miembros de una sociedad para vivir mejor, sería el único y espinoso camino alternativo.
Ojalá, digo yo.
D.B.
(conferencia del ciclo Mellon lectures, Mtl., Qc., CCA)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Se produjo un error en este gadget.