25.9.08

Arquitecto del espectáculo, Daniele Finzi Pasca

Foto: Cirque Éloize

Fundador del Teatro Sunil, Finzi Pasca empezó a ser conocido en la escena mundial gracias al Circo del Sol y las Olimpiadas de Turín, en las que dirigió la ceremonia de clausura. Entrevista.

swissinfo: Dramaturgo, director, coreógrafo, payaso: tantas capacidades en una sola persona...

Daniele Finzi Pasca: Es necesario empezar como payaso. En la tradición teatral el payaso es una figura siempre presente. De alguna manera, dramaturgos y coreógrafos tienen muchas similitudes. Quizá porque somos megalómanos o porque entendemos el teatro de una forma diferente.

Un payaso baila con el público, al menos es como yo lo imagino cuando estoy sobre el escenario. Bailo, busco al espectador, lo abrazo, lo llevo y me dejo llevar. Esta forma expresiva apela a la capacidad de pensar, el gesto en toda su complejidad.

swissinfo: ¿Cómo construye su relación con el público?

D.F.P: La mejor analogía es la que se refiere a las acciones que se hacen para dormir a un niño. En ese intento, el actor reproduce gestos y movimientos que ha aprendido, lo intuye. Pero no puedo reproducirlo automáticamente, ya que el gesto de mecer debe adaptarse continuamente. Cada niño es diferente. Cada noche con el mismo niño es distinta.

Y por esto se habla de arte. Uno aprende de las técnicas para entender. Y si tiene talento desarrolla la escucha. No de los que sucede dentro de uno mismo, sino de lo que pasa en los demás. La adaptación continua, como respuesta a la necesidad de los otros, es por lo tanto fundamental. Para hacer reír, para hacer soñar.

swissinfo: ¿Qué ha significado el encuentro con el Circo Eloize?

D.F.P: Mi compañera Julie Hamelin es una de las fundadoras de esta compañía. El encuentro con Eloize hace siete años me animó a volver a la acrobacia. Con ellos he desarrollado un proyecto que me ha permitido unir algunas de mis ideas con su mundo. Lo que ha originado éxitos soprendentes debido a la capacidad de presentar un espectáculo dentro de un mercado imprevisible y en un lugar como Broadway.

swissinfo: Olimpiadas de Turín y Circo del Sol, ¿otro mundo?

D.F.P: Estas situaciones te obligan a medirte en otras dimensiones. La confrontación con estas experiencias ha sido de gran ayuda en mi formación teatral. Quizá se debe explicar que en el teatro existen, sobre todo, dos aproximaciones diferentes. Pensando en la escultura, está el que modela y el que esculpe.

En el segundo caso, que es el mío, se debe saber exactamente qué terreno pisas desde el primer golpe de cincel. No hay espacio para la improvisación. Este rigor, unido también a una visión arquitectónica del espectáculo, me ha ayudado a concebir proyectos más ambiciosos; como las coreografías para Turín y el Circo del Sol donde no hay posibilidad de invención.

swissinfo: De sus viajes, ¿cuál destaca de una forma especial?

D.F.P.: Sería injusto no citar todos. Ha habido lugares donde he tenido más éxito. En Uruguay hubo cuarenta mil espectadores presenciando el monólogo 'Ícaro'; también en México he vivido años importantes; después en Canadá, el encuentro con Eloize, Sol y Carbone 14. No me olvido de Etiopía y de India. He elegido desarrollar cierto tipo de representación, un teatro nómada, clave para haber tenido la maravillosa oportunidad de viajar. El viajero encuentra a gente distinta, respira el aire de cada país. Es una experiencia que me sorprende personalmente cada vez que lo hago.

swissinfo: Muchos de sus espectáculos tienen títulos que evocan el cielo y el firmamento. ¿Qué te atrae del 'más allá?

D.F.P.: Hay pueblos que no conocen el verde porque viven en el desierto. Hay otros que no saben qué es el océano. Quizá por esto me he ocupado de hablar sobre el cielo. Creo que es para todos un punto de referencia. El cielo también significa misterio, destino. Dios es un gran dramaturgo, y por eso, tal vez, sirva de explicación ante tantos dramas y tragedias. Esta es la respuesta que yo me doy, mirando siempre hacia arriba, en mis intervenciones como payaso.

...

swissinfo: En el ámbito internacional, ¿cuál es el laboratorio de ideas más interesante del momento?

D.F.P.: En Montreal por ejemplo, están ocurriendo historias extraordinarias. Tienen una mezcla entre el mundo americano y estadounidense de producir (siempre bajo una óptica de negocio) con una visión más cultural, típicamente europea. En esta ciudad se está polarizando una cantidad de gente que llega con ideas y proyectos muy innovadores.

Además, México y Brasil están experimentando un gran e interesante desarrollo cultural. Estoy convencido de que algunos fenómenos nacen donde existe una comprensión de la libertad. A menudo, el arte suele surgir como forma de resistencia. Por eso, creo que lo que pasa actualmente está llevando a ocultar incluso la creatividad. Grandes sorpresas están por llegar.

Entrevista swissinfo: Francoise Gehring
(Traducción: Iván Turmo)


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Se produjo un error en este gadget.