24.8.08

De profesión calígrafo



Portada del libro del calígrafo Arthur Baker.

Como la mayoría de las más lindas palabras del español, caligrafía tiene origen griego. Kali es bueno, de calidad, y graphos, escritura. Escritura de calidad, entonces.

Dice en Wikipedia:

La caligrafía abarca desde creaciones completamente utilitarias hasta magníficas obras de arte donde la expresión abstracta puede (o no) sobreponerse en importancia a la legibilidad de las letras (Mediavilla 1996). La caligrafía clásica difiere de la tipografía y de la escritura manual no clásica, aunque un calígrafo puede ser capaz de crear todas ellas.

Eileen Gray


diseño de 1919

Neglected for most of her career, EILEEN GRAY (1878-1976) is now regarded as one of the most important furniture designers and architects of the early 20th century and the most influential woman in those fields. Her work inspired both modernism and Art Deco.

In the August 1917 issue of British Vogue magazine a writer described the work of Miss Gray, a lacquer artist who had fled her home in Paris to seek refuge in London during World War I. “Influenced by the modernists is Miss Gray’s art, so they say,” it began. “But is it not rather that she stands alone, unique, the champion of a singularly free method of expression.”

Eileen Gray was to “stand alone” throughout her career first as a lacquer artist, then a furniture designer and finally as an architect. At a time when other leading designers were almost all male and mostly members of one movement or another – whether a loose grouping like De Stijl in the Netherlands, or a formal one such as the Congrès Internationaux d’Architecture Moderne – she remained stalwartly independent.

extraído del Museo del Diseño

El arte según la óptica


Obra de Bridget Riley.

E si dal fummo foco s' argomenta,
cotesta oblivion chiaro conchiude
colpa nella tua voglia

Dante, La Divina Comedia, Paraíso, 33, 97-99

Y si del humo fuego se deduce,
de este olvido se concluye claramente
culpa en tu voluntad

(Sobre percepciones equivocadas, o cómo todo depende de la forma de percibir o del disco que se esté oyendo... )
D.B.

22.8.08

Kawabata, la profunda tristeza de lo bello

Pintura de Paul Vinnie, en diálogo con el maestro japonés Utamaro.

Otro libro sobre escritores que escriben de escritores que escriben, aman y destruyen, es "Lo bello y lo triste" de Yasunari Kawabata, editado en 1968.
La novela comienza con el recuerdo de una amante por parte del protagonista, cuando con 30 años la viola, y la entonces jovencita de 15 años, por ironía de la poca autoestima femenina, se enamora de él. Ella queda embarazada, pero el hombre está casado y rehúye el compromiso. El bebé nace muerto y la madre parece destinada a terminar sus días en un establecimiento siquiátrico, pero se repone y sale adelante convirtiéndose en una famosa pintora que jamás olvidará al amante. Él tampoco la olvida, pero parece no darse cuenta de las desgracias y dolores que ocasiona en todos los que lo rodean, esposa, hijo y amante. Es un ser helado, que contempla el resultado de sus acciones con la misma impasibilidad con que sigue el impulso de los deseos. Su más famosa e indiscreta novela se basa en la relación entre ambos, de la que el público deducirá la identidad de la mujer.
En el presente de la narración la ex amante tiene 39 años. La tercera en terrible discordia es la bella y posesiva discípula de 20 años de la pintora. Enfurecida de celos por el amor incondicional de su maestra, manipula con sus encantos primero al escritor y luego al hijo con espantosos resultados.
Puede parecer un argumento más como hay tantos, de amor, celos y pasiones, pero, y a pesar de que seguramente la traducción al español hace perder mucha intensidad y sutileza al relato, la sicología de los personajes está pintada con tan finos como etéreos trazos, propios de la pintura japonesa, de tal manera que sólo las impresiones del lector construirán ese diseño de caracteres a partir de los hechos del relato. No hay planteo ético o moral, sólo un transcurrir de las vidas como si apenas las trapasara una fría y leve brisa narrativa, con la precisa belleza de lo triste; con consecuencias de maremoto.
D.B.

21.8.08

Coetzee, los malos años


Más vale ser joven, rico y sano que viejo, pobre y enfermo. Y si el viejo es rico, famoso escritor de opiniones escuchadas y leídas por muchos, pero miserable y achacoso, tampoco es una situación envidiable. Eso es que lo que propone sin mucha sagacidad Coetzee en la novela "Crónica de un mal año", que en cambio sí es original en su estructura.
El protagonista, conocido como el señor C, es un intelectual respetado, pedante, erudito, solitario, de triste y sucia apariencia, que se interesa en una joven y bella vecina de origen filipino. El hombre asume las opiniones misóginas típicas de juzgarla antes que nada por la apariencia, es decir tamaño y forma del conglomerado culotetas, luego por su origen y sexo. Por lo tanto decide que ella es un bello pero estúpido objeto que le gustaría poseer. Inventa la estratagema de necesitar una secretaria para que dactilografíe sus escritos, y así la contrata con un generoso salario como anzuelo para poder espiarla y seguir denigrándola con erróneas conclusiones.
La joven como era de esperarse desprecia pero utiliza al anciano, al igual que el novio de la chica, un agente de bolsa tan ambicioso como vacío.
Los trabajos que ella dactilografía son opiniones del señor C, ensayos sobre temas sociopolíticos que se transcriben en una parte de cada página de la novela. El resto de la carilla, dividida por una línea, relata la trama de las relaciones entre los tres personajes, mostrando los diversos puntos de vista de cada uno.
El viejo es consciente de lo patético de sus pretensiones y termina ansiando ya no la relación sexual sino un roce, una mínima muestra de afecto que la joven le dará en forma de beso en una mano, como quien besa a una momia.
Las opiniones del escritor son claras, contundentes, brillantes pero nada valen porque el tipo no tiene el amor que desea. El mensaje es algo así como la eterna repetición de la preeminencia del amor de la biblia: "si yo hablare lenguas humanas y angélicas pero no tengo amor, vengo a ser como címbalo que retiñe o metal que resuena". O que el cinismo es una dura máscara para la carencia afectiva, un freno para la posiblidad de dar y recibir amor.
Una lección de escritor viejo, más viejo que sabio, más sabio que escritor, más escritor que hombre feliz.
D.B.

14.8.08

Pizarnik en todas partes


Ella estaba, pero aunque la estuve buscando, no la encontré.
Atravesé un mundo parecido al de ella, y la vi en un instante de anaquel, pero desapareció, tan sabia, tan dolorosa. Aparecerá otra vez pero escondida, anónima. Mejor es no esperarla, sabiendo que ella está no se sabe donde.
d.b.

10.8.08

La posibilidad de una isla



La posiblidad de una isla es el libro de Michel Houellebecq que será llevado al cine, dirigido por el mismo. No es que me guste mr. H., más bien me parece un sobrevalorado como casi todo provocador, sobre todo si se declara pornógrafo desencantado del mundo o similar y luce poses en consecuencia para todo medio que se le presente.
Es mas bien un titulo interesante, para pensar en la posibilidad de la soledad del individuo, la posibilidad buscada y tal vez encontrada.
D.B.

Si vas para Chile


Hieráticos, impasibles, qué decir de los Andes en contraste con el ruido humano, el gris y el humo.

La isla, otras posibilidades


Suspendida, neblinosa
aún en la noche
la deseabas
(evasión
mandato
distancia
impulso: física pura)
esas
y otras ventanas infinitas,
pero cerraste los ojos
cuando fue tuya
y fue entonces
que desapareció

D.B.
Se produjo un error en este gadget.