13.7.08

Arte y capital

El mundo va muy bien. Otra mosca come el arroz.
Kobayashi Issa

Los números y la gente

El ministro de economía, en reciente intervención en un foro sobre cultura y desarrollo, usó las palabras-concepto "capital humano". Son términos pertenecientes al discurso de la corriente economicista mayoritaria, que ve a las personas como un factor de producción al que hay que capacitar para lograr las tan ansiadas ventajas competitivas, que oh coincidencia, siempre redundan en beneficio de los patrones, los que controlan el capital.
¿Y la cultura qué tiene que ver con ésto? Preguntémosle a Marx, ya que la mayoría de los pensadores y anexos entrevistados en el semanario Brecha recomiendan volver a leerlo.
La cultura se entromete en la construcción social como elemento de liberación o de dominación. El arte, dentro de la cultura, es la expresión liberadora del ser humano.
La definición de una ética de la cultura se hace imprescindible, porque las "autoridades" siguen pensando en el ser humano como en un factor de producción, por lo tanto siempre mensurable, siempre sujeto a la dictadura de los números.
En cambio, la ministra de Educación, mujer de números, ingeniera pero no por ello restringida a su especialidad, afina los conceptos:
"La cultura de por sí es capacidad de disfrutar de lo humano, es
identidad, es reflexión sobre la propia condición, la cultura en este país
desempeñó un papel no menor de resistencia cuando no tuvimos un régimen
democrático, no seríamos lo mismo si no hubiera habido una cultura
resistente, desempeñando un papel constante, a veces al borde entre lo
permitido y lo no permitido y a veces simplemente promoviendo la reflexión y
el pensamiento libre para mantener ciudadanos vivos. La cultura no es sólo
disfrute, sino capacidad de transformación."

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Se produjo un error en este gadget.