8.7.08

Helga Kohl: los desiertos interiores


El hombre dijo: no me ames, soy arena,
y era tan tarde
el reloj daría muchas vueltas.
Él se perdió en una tormenta
de arena
y ella lo amaba.

D.B.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Se produjo un error en este gadget.