27.3.08

Nación Mapuche


El documental "La nación Mapuce" que se presentó en el Festival cinematográfico internacional del Uruguay, muestra una realidad tan cercana como desconocida, para verguenza de todos. Se trata de la vieja historia de la usurpación, refrendada por gobiernos supuestamente democráticos, que se valen de un complejo andamiaje legal para amparar con rostro de inocencia la brutal expropiación que reivindica la masacre de la campaña de Roca y todos los Salsipuedes que han desgarrado América.
La tierra no es una propiedad porque somos parte de ella, señala una logka mapuche. Pero la avaricia sin fin no ceja, aunque se desgaje el continente antártico, aunque nadie pueda sobrevivir en este planeta con las reglas de los que siempre han decidido por la fuerza.

D.B.

23.3.08

Luca vive, también en Montevideo


Montevideo, sábado 21hs. antes y durante la exhibición del documental sobre Luca Prodan de Rodrigo Espina en el Festival de Cinemateca.
Ellos no fueron a mi liceo, pero están acá. Salieron de las cuevas. Son más jóvenes que yo, pero a mis quince años yo curtía Sumo. Porque como dirá Sokol, el bajista y luego batero de emergencia de la banda, Sumo era como la campanilla que llamaba al recreo. ¿Y ellos? Su edad promedio rondará como mucho unos 30 años. Vienen en grupos de amigos, en pareja y hasta alguno con su pequeña bebé. La fila comienza en la puerta del cine en 18 de julio y sobrepasa la comisaría central de la calle Yí. En un Montevideo que se presumía desierto, esta gente salió de abajo de las piedras. ¿El espíritu Sumo se habrá mantenido vigente merced a Divididos y Las Pelotas? Considerando que los dos grupos están conformados por meros satélites de la aplanadora Luca Prodan, esta es una hipótesis arriesgada. Tampoco puede ser un interés de transmisión generacional. Los padres de la gente de la fila deben rondar la cincuentena larga, y no hay ningún ejemplar de dicha franja etaria para decir presente allí.
Es un misterio qué o quién convocó masivamente a presenciar este documental.
El jovenzuelo que está delante mío arma tranquilo un cigarrillo de marihuana, pasan los agentes en su patrulla despacito y saludan. La única que tose ahí por el humito delicioso soy yo, volcando en mi chal enrollado a la mode el latte con canela comprado en McDo. Soy una extraterrestre, lo sé, lo confirmo.
La fila avanza, podemos entrar en la sala, todos los asientos cubiertos y la multitud espera tranquila, se presenta el director del documental y ahí nomás arranca Luca, la aplanadora en remerita sin mangas escondiendo su pecho escuálido, pero qué gigante en la escena.
Un grabador enorme y cuadradísimo, de aquellos que nos parecía lo máximo cuando éramos adolescentes, reproduce las cintas que Luca enviaba a su familia a manera de carta.
Y está el testimonio de su mamá, viejita genial, de su hermana mayor que supo rescatarlo de varias cuando la heroína lo atrapó en Europa, y de su hermano menor Andrea, con quien tenía una relación simbiótica que la distancia entre Italia y Argentina no hacía óbice. También sus enamoradas hablan con cariño y dolor de él. Una de sus rubias recuerda los ruegos porque se cuidara y abandonara la ginebra, otro de sus grandes amores. Otra recuerda su carácter profundamente emocional, difícil de hallar en un hombre común, con el sentimiento a flor de piel. Y eso es lo que mata, eso es lo que lo mató al final, la heroína fue el veneno cruel que se puso en el camino como medium engañosa para el sufrimiento.
Hablan también los McKern con una mezcla de tristeza y buenos recuerdos, los Daffuncchio. En cambio algunos notorios miembros posteriores de Sumo no colaboraron con el trabajo. No tendrían garantizado el protagonismo, yo qué sé. Es difícil ser porteño y estrella de rock, viste.
En la sala no se oyó un suspiro en los noventa minutos, ni el más leve movimiento, todos estábamos embelesados, que aunque los conceptos no fueran nuevos, es otra cosa tener la documentación de los mismos en la voz de Luca y en los testimonios directos.
Ningún tema hit de Sumo sonó, por suerte, no correspondía. Sí muchas canciones de Luca, desde canzzonettas de su amada Italia re interpretadas, su clásica Noche de Paz, sus devaneos pinkloydianos o joydivisionarios, Fuck You, y White Trash, el manifiesto final.
Luca tuvo como primera baterista a una chica punk inglesa, Stepahnie que tuvo que irse cuando la verguenza del asunto de las Malvinas. Contaba ella que le gritaban puta cuando tocaba, sólo por ser mujer y ella entonces decía que cobraba más fuerzas para aporrear la bata, imaginando que eran las cabezas de esos idiotas lo que golpeaba.
Anécdotas contadas por Luca y sus amigos, sus músicos, sus compañeros de droga y ruta, la omnipresente droga, pero con aire de suave nostalgia que no llega a ser apologética es lo que dejó el bienvenido documental.
D.B.


Horacio y las bondades del vino


De Odas, XVIII
A Varo

Nullam, Vare, sacra vite...

Nada en el Tíbur fértil o en el alto Catilo
plantes, oh Varo, antes que la cepa sagrada.
Da Dios a los abstemios los más atroces males,
y sólo el vino libra de las cuitas amargas.

¿Quién habiendo bebido, teme pobreza o guerra?
¿Quién a tí, padre Baco, o a ti, Venus, no canta?
...

Ya sé, no me digás...




La última curda(1956)


Letra: Cátulo Castillo

Música: Aníbal Troilo


Lastima, bandoneón, mi corazón

tu ronca maldición maleva...

Tu lágrima de ron me lleva

hasta el hondo bajo fondo

donde el barro se subleva.


Ya sé, no me digas.

¡Tenés razón!

La vida es una herida absurda,

y es todo, todo, tan fugaz,

que es una curda, ¡nada más!

mi confesión...


Contame tu condena,

decime tu fracaso.

¿No ves la pena que me ha herido?

Y hablame simplemente

de aquel amor ausente

tras un retazo del olvido,

llorando mi sermón de vino...


¡Ya sé que me hace daño!

¡Ya sé que te lastimo

llorando mi sermón de vino!

Pero, es el viejo amor que tiembla, bandoneón,

y busca en el licor que aturda

la curda que al final termine la función,

corriéndole un telón al corazón.


Un poco de recuerdo

y sinsabor gotea tu rezongo lerdo.

Marea tu licor

y arrea la tropilla

de la zurda al volcar

la última curda.


Cerrame el ventanal

que quema el sol

su lento caracol de sueño.

No ves que vengo de un país

que está de olvido, siempre gris,

tras el alcohol.

22.3.08

World music a la Zawinul




El tecladista austríaco Joe Zawinul, integrante del legendario grupo Weather Report, en una entrevista a una revista de jazz se declaró inventor de la World Music.

Si fue una bravuconada o una verdad de uno de los cultores de la fusión musical, no interesa demasiado.

Si la world music es un invento comercial como tantos, tanto da. El hecho es que globalización mediante llega a todas partes la música indígena, étnica, que de otra forma escondería sus tesoros. Las ragas de India pueden convivir con las sagas escandinavas, como lo probaron Garbarek y Ali Khan, el percusionista paquistaní. Si es música de supermercado como se ha dicho por ahí, pues bueno, ojalá pasaran esa música mientras nos deslizamos entre góndolas aburridas, porque pocos ritmos hacen mover más el cuerpo que un raï argelino.

La música étnica me hace soñar con viajes instantáneos a donde quiera. No es poca cosa. Me amigo, me hermano, comprendo un poco más a pueblos lejanos a través de su arte.

Soy un perro


Soy un perro
tengo heridas que ya no sanan
me muevo despacio
por no molestar
por no ser notado.
Busco restos de calor que me alimente
y espero
porque soy un perro.
Ya no soy el de la gracia y la alegría,
te apartas a mi paso cansino.
Me duelen tanto las viejas cicatrices
que temo hasta a las caricias
que no recibo.
Soy un perro
te espero siempre
aunque no me quieras.
Lo verás en mis ojos
soy un perro fiel,
soy un jodido perro.

Lonely place this space





Alone

From childhood's hour I have not been
As others were--I have not seen
As others saw--I could not bring
My passions from a common spring--
From the same source I have not taken
My sorrow--I could not awaken
My heart to joy at the same tone--
And all I lov'd--I lov'd alone--
Then--in my childhood--in the dawn
Of a most stormy life--was drawn
From ev'ry depth of good and ill
The mystery which binds me still--
From the torrent, or the fountain--
From the red cliff of the mountain--
From the sun that 'round me roll'd
In its autumn tint of gold--
From the lightning in the sky
As it pass'd me flying by--
From the thunder, and the storm--
And the cloud that took the form
(When the rest of Heaven was blue)
Of a demon in my view--



Edgar A. Poe

9.3.08

La sirenita de Elvio Gandolfo

Pintura de Gauguin, ¿una de sus sirenas de mares lejanos?

En el suplemento Eñe del diario bonaerense Clarín, en la sección Ficciones, bajo el subtítulo cuento breve, Elvio Gandolfo publicó:

"Debido a presiones de la realeza sueca, Andersen contó que la sirenita pasó a vivir en el aire y la espuma, contenta de abrazar al príncipe y su esposa humana, para después irse al trópico, feliz y contenta. En verdad pasó a atormentar al príncipe en el otro mundo, los sueños, apenas él se dormía. Allí los dos vivían la armonía pero sobre todo la pasión y la lujuria que no habían alcanzado en el mundo de la ficción infantil con moraleja. Cuando el príncipe despertaba, entraba a una vida conyugal cada vez más desabrida, mientras la sirenita se enroscaba a esperarlo desnuda y con una sonrisa, a veces con piernas humanas, a veces con su hermosa cola escamada y tornasol de sirena hecha y derecha."

Una visión irónica, posmoderna de los amores imposibles.
D.B.

8.3.08

Ex Machina revisita los cuentos de Andersen

La Caserne, sede de Ex Machina en Montréal

fuente: www.lacaserne.net


Freely inspired from two stories by Andersen (The Dryad and The Shadow) and from anecdotes drawn from the famed Danish author’s Parisian travels, the Andersen project calls on some of Lepage’s recurring themes: the confrontation of romanticism and modernism, of recognized and underground art forms, between past and present. However, in this new solo work, he also explores more troubling territories: questions about sexual identity, unfulfilled fantasies and a thirst for recognition and fame that are drawn from Andersen’s life and writings, only to serve as a filigree to the modern tale.

La compañía de artes escénicas integrales Ex Machina de Montréal, liderada por Robert Lepage, revisita dos cuentos de Andersen, con su peculiar estilo creativo.
No puedo ser imparcial cuando se trata de Andersen, no sé porqué azar del inconciente colectivo sus cuentos me siguen impactando como cuando era una niña, cómo están tan entremezclados con mi manera de ver la vida, los cuentos de un danés del S. XIX, casi tanto como las historias de la Hormiguita Viajera de Constancio Vigil, ya que no Perico o Saltoncito, libros de texto obligatorios de autores nacionales que leyera en la escuela primaria.
D.B.


Mujeres: entre paréntesis


Dijo Valeria Sobel, hija de desaparecidos, en Página 12 de Buenos Aires, citada por Brecha de Montevideo:
...Quedó algo de miedo difuso, de desconfianza, de incomprensión, de distancia, de silencio. Quedó una sensación de peligro, también de absurdo; la sensación de que lo mejor es no exponerse...
...lo difícil es no mirar la película desde afuera, no seguir con esa sensación de haber quedado en el medio del camino, no seguir encerrada por siempre en el paréntesis, en cierto enojo. El paréntesis protege de riesgos, dolores y decepciones, pero también adormece. Adormece y aleja de los vivos. Y claro, los vivos pueden ser, podemos ser, más o menos cínicos, miedosos, egoístas, frívolos, descuidados, mezquinos, ciegos, etcétera. Pero también son, somos, otras cosas. Sería una pena pasar a través de esas otras cosas como en sordina. ¿Sería una pena, no?.

7.3.08

Ballard y la bondad de las mujeres


Habrá que leerlo y opinar, no?

ed. Emecé, 1993 en español.

Walsh suggests that Ballard's fictionalised memoirs Empire of the Sun and The Kindness of Women acted very much as a form of self-therapy and helped him to come to terms with the traumas of his early life. "He became calmer. He exorcised a lot of his past with those books." What he never lost, however, was his profound distrust of society and "progress".
from http://www.guardian.co.uk/books/2009/apr/26/jg-ballard-appreciation-claire-walsh

2.3.08

Corazón rioplatense

Ilustración de Antonio Berni


El corazón al Sur

Letra y música de Eladia Blázquez


en un barrio donde el lujo fue un albur,
por eso tengo el corazón mirando al sur.
Mi viejo fue una abeja en la colmena,
las manos limpias, el alma buena.
Y en esa infancia, la templanza me forjó,
después la vida mil caminos me tendió
y supe del magnate del tahur,
por eso tengo el corazón mirando al sur.

Mi barrio fue una planta de jazmín,
la sombra de mi vieja en el jardín,
la dulce fiesta de las cosas más sencillas
y la paz en la gramilla de cara al sol...
Mi barrio fue mi gente que no está
las cosas que ya nunca volverán
si desde el día que me fui, con la emoción y con la cruz
yo sé que tengo el corazón mirando al sur

La geografía de mi barrio llevo en mí,
será por eso que del todo no me fui:
la esquina, el almacén, el piberío
los reconozco... son algo mío...
Ahora sé que la distancia no es real
y me descubro en ese punto cardinal
volviendo a la niñez desde la luz,
teniendo siempre el corazón mirando al Sur...

¿Cómo no sentirse identificada con esta letra de Eladia? ¿Cómo no tener alma tanguera si se nació mirando el sur, respirando el río mar, acunada por Piazzolla?

Tango me hacés mal, pero cómo te quiero.

Divas eran las de antes



Marlene Dietrich por Edward Steichen

Edward Steichen, fotógrafo nacido en Luxemburgo y emigrado de pequeño a Estados Unidos, donde llegó a dirigir el departamento de fotografía del MoMa.
Más que un nombre de la fotografía, es un mito. Fue el inciador del movimiento pictorialista, siendo también un pionero de dominios contiguos a la fotografía, como la escenografía o el diseño de telas. Sostenía que la especialización era la muerte del arte.

"Steichen, une épopée photographique" se llamó la exposición presentada en París, en el Jeu de Paume, de cuya introducción se extracta lo siguiente:
Edward Steichen (1879-1973) was one of the most prolific and influential photographers of the 20th century. This is the first European retrospective of his work and features 450 vintage prints plus a selection of documents.
He produced portraits, landscapes, still lifes and nudes, and demonstrated his talent photographing fashion, dance, theatre, flowers and commercial images, as well as in war and aerial photography. With Alfred Stieglitz he helped set up the Photo-Secession group and the journal Camera Work. In 1923, Condé Nast were sufficiently impressed by his pictorialist photos to make him art director of Vogue and Vanity Fair. Steichen became one of the leading figures of modernism. He also served as photography curator at New York's MoMA, where he organised the famous exhibition The Family of Man. This show began touring internationally in 1955 and attracted over 11 million visitors worldwide. It was the crowning event of Steichen's career.

Pictorialismo según wikipedia:

Los fotógrafos del pictorialismo se definen como fotógrafos y artistas en la línea de las teorías del romanticismo propias del siglo XIX, destacando la sensibilidad e inspiración de los autores y otorgando un papel secundario a los conocimientos técnicos.
Se distancian de la realidad para que sus fotografías sean sólo imágenes y no una mera reproducción de la realidad, motivo por el cual buscan deliberadamente el desenfoque o efecto floue. Formalmente, la resolución plástica derivada de la imagen borrosa y los temas que eligen los pictorialistas, señalan una fuerte influencia del impresionismo.

Se produjo un error en este gadget.