14.1.08

Ciudad de adobe, barro y oro


La magnífica ciudad chimú de Chan Chan sobrevive solitaria, fantasmal, en la costa del norte de Perú. Resiste el adobe, el barro, más no el oro que tentara mortalmente a tantos.
La barre el viento marino, el mismo mensajero de los dioses que adoraban sus habitantes, hasta que fueron exterminados a fines del siglo XV por quienes construirían Machu Pichu.
Una ciudad que pudo haber inspirado a Calvino para sus Ciudades Invisibles, una ciudad que hacía del agua su deidad y hoy es desierto árido.
D.B.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Se produjo un error en este gadget.