17.11.07

Guerrero de Bambú


Guerrero de Bambú


El hombre no espera por nadie

en el umbral de la ciudad

porque casi siempre allí

es el fin del mundo.


No vela sus armas infinitas,

sólo una espada de luz urgente

se regodea en sus contornos,

un fulgor de la raíz

más fuerte del deseo.


Si se detiene

descansa el escudo

y en ese gesto hay un armisticio

por el breve lapso

en que las lenguas deliran.


(Inspirada en la poesía "Umbral de mujer", que abre el libro de Thiago Rocca, "Los suburbios de Dios", ediciones de la crítica , obra que sugiero, recomiendo visitar.)

D.B.

2 comentarios:

  1. Navegando por el vertiginoso mar de internet , me he detenido nuevamente en tu puerto.

    ResponderEliminar
  2. Bienvenido siempre, es puerto franco al navegante.
    Saludos, Dafne.

    ResponderEliminar

Se produjo un error en este gadget.