2.9.07

Ay, Caperucita

Una propuesta del taller de escritura de Rehermann me hizo hacerme consciente de cual personaje imaginario encarno en la vida, por lo menos en forma mas definida y frecuente: Caperucita Roja, una anormal que va por la vida sin querer ver los peligros, porque esta cansada de tanto miedo, que toma lobos por tiernas abuelitas pero que de una forma u otra sale adelante. Una mujer que corre con los lobos, bah. No en vano mi madre me confecciono el disfraz de la caperuza roja para los carnavales de mi pueblo, alla lejos y hace varios lustros.
Por eso me resulto atrayente y divertido concurrir a la exposicion "Le petit chaperon rouge a pas de loup" de la biblioteca nacional de Quebec en su sector de infancia.
No mas al ir descendiendo por la escalera, por suerte hay escaleras, me halle en la mezanina enfrentada a un afiche enorme con la pintura alusiva de Pierre Pratt, y fue un instante gozoso.
La muestra se desarrolla con ilustraciones de las diversas versiones del cuento y una sencilla explicacion en texto.
Parece que en el siglo XVII Charles Perrault transforma lo que era una historia tradicional para adultos, en una version moralizante sobre el cuidado que deben tener las jovenes en esta vida azarosa llena de malintencionados, para que despues toneladas de sicologos baratos produjeran un monto similar de conjeturas al santo boton.
Pero Jakob Grimm suavizo la historia, introduciendo la indumentaria de la caperuza roja,
(sin duda era un avant garde de la moda), al cazador salvador y el final feliz, para alivio y regocijo de generaciones que no necesitan mas ejemplos traumatizantes de violencia gratuita.
Una version graficamente muy atractiva es la de Anne Khleff para Seuil jeunesse, Paris, con ilustraciones de Alain Gauthier. Tambien el trabajo artistico de 1998 de Eric Bottut para la editorial Bilboquet es interesante.
Cuentos son cuentos, o no?
D.B.
.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Se produjo un error en este gadget.