1.9.07

Vincent Lindon en otra linda historia de amor cinematográfico



Lucas, un riche industriel de 43 ans, célibataire, sort tout juste d'un terrible chagrin d'amour. Il rencontre alors Elsa, une jolie céramiste réputée de 38 ans à qui il a commandé une fresque pour décorer le hall de son entreprise. Irrésistiblement attiré par la jeune femme, Lucas va tenter de la conquérir.Mais s'il est très habile en affaires, il n'est pas du tout sûr de lui en amour. Il va donc charger le détective privé de sa société, Roland Christin, de découvrir pour quelles raisons étranges cette jolie femme est encore célibataire, en mettant les méthodes d'investigation les plus modernes au service d'un sentiment ancestral : l'amour.

"Je crois que je l´aime" se presenta en el festival de films de Montreal, como adelanto de su salida a las salas comerciales, fuera de competición. En efecto no es cine de autor, no es una historia memorable, tan solo una comedia romántica. Pero merde, cómo las disfruta una un ratito poniendose en el lugar de la protagonista! Y cómo no hacerlo, porque la adolescentada Bonnaire es amada vehementemente por el guapísimo y maduro Vincent Lindon, tanto como para que éste deje de lado sus preocupaciones corporativas, para sumergirse en los intereses de ella! La irrealidad del film es tal, que el susodicho jamás pronuncia la tan manida frase: no tengo tiempo. Él siempre se hace tiempo para pensar en ella, para espiarla, para leer sobre lo que a ella le interesa, para invitarla a cenar consecuentemente a pesar de varios intentos desastrosos. Tal como una hace o hacía de adolescente, investigar sobre el bienamado, compenetrarse de su mundo y transformarlo en el centro del universo.
Con el agregado de que la mala de la película es una madura quebeca, con todo su arrastre de acento local, le pone un condimento extra a las situaciones tragicómicas que se presentan.
Es bueno estar en una sala como la del Cine Imperial, un teatro hermoso y funcional, colmado y con la prolijidad de los espectadores montrealeses que están media hora antes en la sala, y oír a los espectadores reírse con ganas.
El público del festival se parece al de Cinemateca uruguaya, veteranos en su mayoría y jovenzuelos intelectualoides, gente que hace del cine una religion, como por otra parte lo es. En estas salas no entran burguer king o mac donalds, sino gente prolija que disfruta mucho del cine sin hacer uso de sus celulares en la sala o de sus mandíbulas para mitigar la ansiedad que puede despertar la historia.
Vicent Lindon es un actor muy eficaz en la comedia, y con su estilo de galan recio al estilo Jean Paul Belmondo, con algo de perdedor simpático, resulta muy atrayente.
En el 2005 protagonizó la película "Le moustache", junto a la magnífica Emmanuelle Devos, con una historia tan simple como diferente: la de un hombre que se afeita el bigote y tiene desencuentros de identidad con su nueva imagen.
Ha sido un actor preferido por Lelouch, quien casualmente estuvo presente en el festival, brindando un taller y conferencia de prensa.
D.B.

.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Se produjo un error en este gadget.