22.4.07

Elogio de la Locura.


Elogio de la locura
Erasmo de Rotterdam
.
Habla la estulticia.


Capítulo I.
Diga lo que quiera de mí el común de los mortales, pues no ignoro cuán mal hablan de la Estulticia incluso los más estultos, soy, empero, aquélla, y precisamente la única que tiene poder para divertir a los dioses y a los hombres. Y de ello es prueba poderosa, y lo representa bien, el que apenas he comparecido ante esta copiosa reunión para dirigiros la palabra, todos los semblantes han reflejado de súbito nueva e insólita alegría, los entrecejos se han desarrugado y habéis aplaudido con carcajadas alegres y cordiales, por modo que, en verdad, todos los presentes me parecéis ebrios de néctar no exento de nepente, como los dioses homéricos, mientras antes estabais sentados con cara triste y apurada, como recién salidos del antro de Trofonio.
Al modo que, cuando el bello sol naciente muestra a las tierras su áureo rostro, o después de un áspero invierno el céfiro blando trae nueva primavera, parece que todas las cosas adquieran diversa faz, color distinto y les retorne la juventud, así apenas he aparecido yo, habéis mudado el gesto. Mi sola presencia ha podido conseguir, pues, lo que apenas logran los grandes oradores con un discurso lato y meditado que, a pesar de ello, no logra disipar el malhumor de los ánimos.

.

2 comentarios:

  1. dijiste loco? acá estoy Dafne... te conté alguna vez que admiro profundamente la entereza y la filosofía de los locos y los perdedores? Ah sí... siempre.

    ""...¿Cuándo es?
    Cuando se cambian las funciones del alma
    y los resortes del cuerpo y en vez de llanto
    no hay más que risa y baba en nuestro gesto?
    Si no es ahora,
    ahora que la justicia vale menos,
    infinitamente menos que el orín de los perros;
    si no es ahora,
    ahora que la justicia tiene menos,
    infinitamente menos categoría que el estiércol;
    si no es ahora ... ¿cuándo se pierde el juicio?
    Respondedme loqueros,
    ¿cuándo se quiebra y salta roto en mil pedazos
    el mecanismo del cerebro?
    Ya no hay locos, amigos, ya no hay locos.
    Se murió aquel manchego, aquel estrafalario fantasma del desierto y...
    ¡Ni en España hay locos!
    ¡Todo el mundo está cuerdo, terrible, monstruosamente cuerdo! ..."
    (Ya no hay locos - León Felipe)

    ResponderEliminar
  2. Maravilloso, mil gracias, daf.

    ResponderEliminar

Se produjo un error en este gadget.