28.12.06

Escritores inventando ciudades: Calvino


Qué mejor para terminar con el aburrimiento y la desocupación que reconstruir cada día una ciudad que insiste en desaparecer. Falta creatividad en este mundo descartable.

LEONIA (1972) da Le città invisibili di Italo Calvino.

La città di Leonia rifà se stessa tutti i giorni: ogni mattina la popolazione si risveglia tra le lenzuola fresche, si lava con saponette appena sgusciate dall'involucro, indossa vestaglie nuove fiammanti, estrae dal più perfezionato frigorifero barattoli di latta ancora intonsi, ascoltando le ultime filastrocche dall'ultimo modello di apparecchio radiofonico.Sui marciapiedi, avviluppati in tersi sacchi di plastica, i resti della Leonia di ieri aspettano il carro dello spazzaturaio. Non solo tubi di dentifricio schiacciati, lampadine fulminate, giornali, contenitori, materiali di imballaggio, ma anche scaldabagni, enciclopedie, pianoforti, servizi di porcellana: più che dalle cose che vengono fabbricate, vendute, comprate, l'opulenza di Leonia si misura dalle cose che ogni giorno vengono buttate via per far posto alle nuove. Tanto che ci si chiede se la vera passione di Leonia sia davvero come dicono il godere delle cose nuove e diverse, o non piuttosto l'espellere, l'allontanare da sè, il mondarsi da una ricorrente impurità. Certo è che gli spazzaturai sono accolti come angeli, il loro compito di rimuovere i resti dell'esistenza di ieri è circondato di un rispetto silenzioso, come un rito che ispira devozione, o forse solo perché, una volta buttata via la roba, nessuno vuole più averci da pensare.Dove portino ogni giorno il loro carico gli spazzaturai nessuno se lo chiede: fuori della città, certo, ma ogni anno la città si espande, e gli immondenzai devono arretrare più lontano; l'imponenza del gettito aumenta e le cataste si innalzano, si stratificano, si dispiegano su un perimetro più vasto. Aggiungi che più l'arte di Leonia eccelle nel fabbricare nuovi materiali, più la spazzatura migliora la sua sostanza, resiste al tempo, alle intemperie, a fermentazioni e combustioni. E' una fortezza di rimasugli indistruttibili che circonda Leonia, la sovrasta da ogni lato come un acrocoro di montagne.
Il risultato è questo: che più Leonia espelle roba, più ne accumula; le squame del suo passato si saldano in una corazza che non si può togliere; rinnovandosi ogni giorno la città conserva tutta sé stessa nella sola forma definitiva: quella delle spazzature di ieri che si ammucchiano sulla spazzature dell'altro ieri e di tutti i suoi giorni e anni e lustri.
Il pattume di Leonia, a poco a poco, invaderebbe il mondo, se sullo sterminato immondezzaio non stessero premendo, aldilà dell'estremo crinale, immondezzai di altre città, che anch'esse respingono lontano da se montagne di rifiuti. Forse il mondo intero, oltre i confini di Leonia, è ricoperto da crateri di spazzatura, ognuno con al centro una metropoli in eruzione ininterrotta. I confini tra le città estranee e nemiche sono bastioni infetti in cui i detriti dell'una e dell'altra si puntellano a vicenda, si sovrastano, si mescolano.Più ne cresce l'altezza, più incombe il pericolo delle frane: basta che un barattolo, un vecchio pneumatico, un fiasco spagliato rotoli dalla parte di Leonia e una valanga di scarpe spaiate, calendari di anni trascorsi, fiori secchi, sommergerà la città del proprio passato che invano tentava di respingere, mescolato con quelle delle città limitrofe, finalmente monde: un cataclisma spianerà la sordida catena montuosa, cancellerà ogni traccia della metropoli sempre vestita a nuovo. Già dalle città vicine sono pronti con i rulli compressori per spianare il suolo, estendersi nel nuovo territorio, ingrandire se stesse, allontanare i nuovi immondezzai.

El tío abuelo periodista y los sueños incumplidos.



"Repasando la historia de nuestra ciudad, procurando dar nombres a calles innominadas, nos encontramos que sería justo rendir un merecido homenaje al Sr. Juan WERNER BERGER, denominando con su nombre a la que se encuentra ubicada entre las manzanas nºs. 84 y 177 entre Germán Imhoff y Daniel Soulier.
Exposición de motivos
El Sr. Juan WERNER BERGER fue el primer periodista de Nueva Helvecia, fundando el 4 de febrero de 1914 el periódico Helvecia.
Posteriormente y como lo avalan artículos periodísticos, 4 años más tarde participa en la fundación de otro periódico -hoy ya desaparecido: "Colonia Suiza".
Siempre colaboró en todo lo que fuera necesario y útil para la sociedad, participando en muchas comisiones, como la que se formó en el año 1930 denominado Pro-monumento, también en ese mismo año integra el Comité Ejecutivo que organiza la Gran Exposición Nacional. Participa activamente en la fundación de la Sociedad de Fomento de Colonia Suiza, colabora directamente con la creación del Centro Comercial.
Es autor del Libro "Colonia Suiza a través de setenta años"."
extraído de las actas de la Junta Local de Nueva Helvecia, Colonia.

Mi tío abuelo Juan fundó el periódico Helvecia, que continúa hasta nuestros días, incluso en versión digital. Es una gran frustración personal no haber seguido su ejemplo, que es también mi vocación. Desde estas páginas virtuales logro al menos dar esporádica cabida a un sueño lejano, el de escribir. Gracias a los cyber lectores, fieles y de los otros. Les deseo un montón de felicidad, si es mensurable tal estado, para el 2007 y subsiguientes.
Dafne.

23.12.06

Escribir, escribir

Me pregunto si escribir debe ser un continuo connotar, más que denotar. ¿Qué otorga mayor libertad al lector? ¿Es esto último importante?.
Vivan las preguntas.

Feliz Navidad


Pasiones inexplicables de la uruguayidad

El disco que Jaime Roos sacó a vender luego de diez años, francamente apesta. Yo creí que diez años era tiempo suficiente para consultar con un fonoaudiólogo, al menos para mejorar la dicción. También para escuchar largo y tendido algo más que a León Gieco. En cambio hay que oír uno de los temas insignia con el elaborado estribillo de "tiquiriquitingui". Que yo sepa el único que tenía patente para onomatopeyas similares era Ruben Rada, salvando las distancias vocales y de afinación musical. No falta el tema de misógino arrepentido, reinvindicando ahora la presencia de ropa interior femenina. Pero cómo vende. En las estaciones de servicio naftero, claro. Que no está mal, pero pareciera una estrategia de desespero comercial. Así como van las cosas, casi que me declararía musicalmente extranjera.

21.12.06

Qué tendrá Amélie

Qué tendrá Amélie Nothomb que escribe tanto, que vende tanto y que engancha tanto con sus historias. Stupeurs y tremblements narra la historia de una joven occidental en una empresa japonesa, con todos sus pesados códigos culturales milenarios. La prosa es clara, sencilla, atrapante y fresca. De qué otra forma podrán escribir ahora los autores sino con esa frescura, alejada de los tics y clichés cartesianos de los escritores cincuentones, y de las brumas femeniles de la literatura autoproclamada "de mujeres". Así, como ella, haciendo reír o sonreír, casi en agridulce, sin ofender, levemente. Volveré sobre el particular, cuando el fckg cyber tiempo no me apure.

14.12.06

Carta de amor de un filósofo

Carta de Martin Heidegger a Hannah Arendt

¡Queridísima! Gracias por tu carta. Si solamente pudiera decirte cómo soy feliz contigo- acompáñándote mientras tu vida y mundo se abren de nuevo. Y puedo ver apenas cuánto has entendido y cómo todo es providencial. Qué nadie aprecia jamás es cómo la experimentación consigo mismo, por esa circusntancia, todos los compromisos, técnicas, moralización, escapismo, y cerrando su crecimiento puede inhibir y torcer la providencia de Ser. Y esta distorsión gira en torno a cómo, a pesar de todos nuestros sustitutos para la "fe," no tenemos ninguna fe genuina en la existencia en sí misma y no entendemos cómo sostener cualquier cosa como esa por nosotros mismos. Esta fe en la providencia no excusa nada, y no es un escape que me permitirá terminar conmigo de una manera fácil. Solamente esa fe-que como fe en en el otro es amor-puede realmente aceptar al "otro" totalmente. Cuando vi que mi alegría en tí es grande y en crecimiento, eso significa que también tengo fe en todo lo que sea tu historia. No estoy erigiendo un ideal-aún menos sería tentado jamás a educarte, o a cualquier cosa que se asemeja a eso. Por suerte, a tí -como eres y seguirás siendo con tu historia- así es cómo te quiero. Sólo así es el amor fuerte para el futuro, y no sólo el placer efímero de un momento – sólo entonces es el potencial del otro también movido y consolidado para las crisis y las luchas que siempre se presentan. Pero tal fe también se guarda de emplear mal la confianza del otro en el amor. Amor que pueda ser feliz en el futuro ha echado raíz. El efecto de la mujer y su ser es mucho más cercano a los orígenes para nosotros, menos transparentes, por lo tanto providencial pero más fundamental. Tenemos un efecto solamente en cuanto somos capaces de dar-si el regalo es aceptado siempre inmediatamente, o en su total, es una cuestión de poca importancia. Y nosotros, cuanto mucho, sólo tenemos el derecho de existir si somos capaces de que nos importe. Nosotros podemos dar solamente lo que pedimos de nosotros mismos. Y es la profundidad con la cual yo mismo puedo buscar mi propio Ser, que determina la naturaleza de mi ser hacia otros. Y ese amor es la herencia gratificante de la existencia, que puede ser. Y así es que la nueva paz se desprende de tu rostro, el reflejo no de una felicidad que flota libremente, pero sí de la resolución y la bondad en las cuales tú eres enteramente tú. Tu Martin.
.

Amar es un secreto a voces

Hannah Arendt a Heidegger

¿Por qué me das la mano
con timidez y escondido?
¿Vienes de país tan lejano,
que desconoces nuestro vino...

Grande anthropophagie bleue, Hommage à Tennessee Williams


Azul
siempre

Hannah Arendt y más motivos

Hannah Arendt La condición humana (fragmento);

" El discurso y la acción revelan esta única cualidad de ser distinto. Mediante ellos, los seres humanos se presentan unos a otros, no como objetos físicos, sino qua hombres. Esta apariencia, diferenciada de la mera existencia corporal, se basa en la iniciativa; pero en una iniciativa (el appetitus beatitudinis) que ningún ser humano puede detener y seguir siendo humano.
.

W.S. Sebald y un motivo para escribir

Cuántas cosas y cuánto caen continuamente en el olvido, al extinguirse cada vida; cómo el mundo, por decirlo así, se vacía a sí mismo, porque las historias unidas a innumerables lugares y objetos, que no tienen capacidad para recordar, no son oídas, descritas ni transmitidas por nadie. "
Se produjo un error en este gadget.