9.11.06

Compañero invisible


No sé, pero hoy compañero invisible
tomaría un vino en su honor
como si lo degustara
en sorbos lentos
de copa profunda.
Usted me daría el color
rubí
y el perfume
de maderas
y llenaría ese abrazo vacío.
Nada más pido esta noche compañero
tan invisible
algo de su risa
pero no es usted, claro está
quien llena la copa vacía.
Ahora digo adiós.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Se produjo un error en este gadget.