11.9.06

SABER




SABER

Cómo saber de la riqueza de tus telas, urdidor

Sino con la punta de mis dedos

De terciopelo el cuello

Brocado tu pecho

Seda en los labios

Podría mi ceguera ignorarte

Pero no mi piel

Olvido el dibujo de tu cara

Los gestos del cuerpo

Se desvanece tu olor

No la suavidad

Maestra del temblor

Guardado

En mis honduras.

DB/11.05

1 comentario:

  1. Anónimo10:15 a.m.

    quote: Humildemente me parece un poema excelente (y el adjetivo está pensado y sopesado). unquote

    ResponderEliminar

Se produjo un error en este gadget.