8.9.06

Adjetivos nada más




Adjetivos Turbadores Desmitificados

Una rosa enhiesta no recuerda que fue mórbido pimpollo. Roja y turgente, anhelante del rocío, disfraza su porvenir ajado.

De aquella diminuta tumescencia blanca en el tallo erguido, ¿quién hubiera podido predecir tamaña gloria?

Promiscua y salvaje cuando silvestre, solitaria y generosa en invernaderos suntuosos, indulgente con ocasionales y leves orquídeas que no sobreviven a su esplendor.

¿Acaso su erótico y almizclado perfume abriría puertas de percepción insospechadas al jardinero constante? He ahí otro de sus misterios.

El pesado terciopelo de un solo pétalo de una Rosa de Té estremece la piel menos prevenida, pero la espina ingrata horada la mano amorosa en amarga contradicción.

Conspicua en todo jardín que se precie de tal o en pesado florero acristalado de alguna habitación consagrada al goce de su morador, doliente en lápidas marmóreas, cómplice de amantes recién estrenados, mística para conspiradores de la sabiduría. Con igual candor es pudorosa virgen y apasionada libertina.

Debiera ser merecedora de un mejor destino que rememorar lo lábil de la juventud y de la belleza. Atribuirle eterno espíritu lozano, sobre lo efímero de su esplendor es mayor tributo a su generoso despliegue.

1 comentario:

  1. Anónimo10:20 a.m.

    quote una prosa poética que logra una
    atmósfera densa y simbólica unquote

    ResponderEliminar

Se produjo un error en este gadget.