25.9.06

Gnarls Barkley: el otro blues, el otro gospel

Gnarls Barkley
Just A Thought

All I want is your understanding
As in the small light of affection
Why is this my life?
Is almost everybody's question

And I'll try
Everything but suicide
But it's crossed my mind

I prefer peace
Wouldn't have to have one worldly possession
But essentially i´m an animal
So just what do i do with all the aggression?

Well I'll try
Everything but suicide
But it's crossed my mind

Life is a one way street, aint it?
If you could paint it
I'd draw myself goin' in the right direction
so i go all the way like I really really but the truth is
I'm only guessing

And I try
Everything but suicide
Oh but it's crossed my mind
Just a thought

It's even dark in the daytime
It's not just good, its great depression
When i was lost i even found myself
Lookin' in the gun's direction

And so I tried
Everything but suicide
But yes, its crossed my mind
...But im fine

21.9.06

Clarice Lispector, porqué escribir.

Escribir, para mí es una manera de entender. Escribiendo comprendo. A veces tengo la sensación de que escribo por simple curiosidad intensa. Es que, al escribir yo me doy las más inesperadas sorpresas. Es en la hora de escribir que muchas veces me vuelvo consciente de cosas que no sabía que sabía.

18.9.06

De adioses y Vallejo en septiembre

Dí el peor adiós, el de las lágrimas...

SETIEMBRE

Aquella noche de setiembre, fuiste
tan buena para mí... hasta dolerme!
Yo no sé lo demás; y para eso,
no debiste ser buena, no debiste.
Aquella noche sollozaste al verme
hermético y tirano, enfermo y triste.
Yo no sé lo demás.. . y para eso
yo no sé por qué fui triste. . . , tan triste...!
Sólo esa noche de setiembre dulce,
tuve a tus ojos de Magdala, toda
la distancia. de Dios... y te fui dulce!
Y también una tarde de setiembre
cuando sembré en tus brasas, desde un auto,
los charcos de esta noche de diciembre.

César Vallejo, 1918

César Vallejo



Otro poco de calma, camarada;
un mucho inmenso, septentrional, completo,
feroz, de calma chica,
al servicio menor de cada triunfo
y en la audaz servidumbre del fracaso.

Embriaguez te sobra, y no hay
tanta locura en la razón, como este
tu raciocinio muscular, y no hay
más racional error que tu experiencia.

Pero, hablando más claro
y pensándolo en oro, eres de acero,
a condición que no seas
tonto y rehuses
entusiasmarte por la muerte tánto
y por la vida, con tu sola tumba.

Necesario es que sepas
contener tu volumen sin correr, sin afligirte,
tu realidad molecular entera
y más allá, la marcha de tus vivas
y más acá, tus mueras legendarios.

Eres de acero, como dicen,
con tal que no tiembles y no vayas
a reventar, compadre
de mi cálculo, enfático ahijado
de mis sales luminosas!

Anda, no más; resuelve,
considera tu crisis, suma, sigue,
tájala, bájala, ájala;
el destino, las energías íntimas, los catorce
versículos del pan: ¡cuántos diplomas
y poderes, al borde fehaciente de tu arranque!
¡Cuánto detalle en síntesis, contigo!
¡Cuánta presión idéntica, a tus pies!
¡Cuánto rigor y cuánto patrocinio!

Es idiota
ese método de padecimiento,
esa luz modulada y virulenta,
si con sólo la calma haces señales
serias, características, fatales.

Vamos a ver, hombre;
cuéntame lo que me pasa,
que yo, aunque grite, estoy siempre a tus órdenes.

28 Nov 1937

César Vallejo

15.9.06

La poesía es al lenguaje...

La richesse d’une langue se mesure, autant et plus qu’à l’étendue de son vocabulaire, à la qualité et à la densité de sa littérature. Chaque emploi notoirement heureux d’un vocable ajoute en effet une facette à sa signification : il a embrayé sur l’esprit selon un angle d’incidence neuf. Et l’ouverture d’une langue à la poésie dépend pour beaucoup de l’aptitude acquise de ses mots au scintillement : les mots dans la poésie troquent presque toute autre qualité contre celle de pouvoir réfléchir la lueur d’un autre. Une langue résonante avant même d’être signifiante se met alors en place, dans le flux continu de laquelle les significations se posent et se déplacent en liberté, du moment qu’elles se répondent. La poésie est, de nature, décloisonnement du vocabulaire.

Julien Gracq

La Montaña Mágica, Thomas Mann

"Se cree que la novedad y el carácter interesante de su contenido ´hacen pasar´ el tiempo, es decir, lo abrevian, mientras que la monotonía y el vacío alargan a veces el instante y la hora patéticamente. Pero esto es inexacto, pues, siendo en ocasiones así, la monotonía y el vacío pueden abreviar y acelerar vastas extensiones de tiempo hasta reducirlas a la nada. Por el contrario, un contenido rico e interesante es sin duda capaz de abreviar una hora e incluso un día, pero considerado en conjunto, confiere al paso del tiempo amplitud, peso y solidez, de manera que los años ricos en acontecimientos pasan con mayor lentitud que los años pobres, vacíos y ligeros, que el viento barre y se alejan volando. El hastío es pues, en realidad, una representación enfermiza de la brevedad del tiempo provocada por la monotonía. Los grande períodos de tiempo, cuando su curso es de una monotonía interrumpida , llegan a encogerse en una medida que espanta mortalmente al espíritu. Cuando los días son semejantes entre sí, no constituyen más que un solo día, y con una uniformidad perfecta, la vida más larga sería vivida como muy breve y pasaría en un momento. La costumbre es una somnolencia o, al menos, un debilitamiento de la conciencia del tiempo, y cuando los años de la niñez son vividos lentamente y luego la vida se desarrolla cada vez más deprisa y se precipita, es también debido a la costumbre. Sabemos perfectamente que la inserción de nuevas costumbres es el único medio del que disponemos para mantenernos vivos, para refrescar nuestras percepción del tiempo, para obtener en definitiva, un rejuvenecimiento, una confirmación, una mayor lentitud de nuestra experiencia del tiempo y, por ello, la renovación de nuestro sentimiento de la vida en general."
(La Montaña Mágica, Thomas Mann, Plaza y Janés Editores, Barcelona, 1993, página 109)

The Dreaming tree



The dreaming tree has died
I can't find my way home
There is no place to hide
The dreaming tree has died."

Oh, if I had the strength to
I would leave you up
To your own devices
Will you not talk?
Can you take pity?
I don't ask much
But won't you speak, please?

Take me back, take me back, take me back...

Save me please.

The Dave Matthews Band.

I can´t get a life if my heart is not in it




The importance of being idle, Oasis

I sold my soul for the second time
'Cos the man HE don't pay me
I begged my landlord for some more time
He said "Son, the bills are waiting"
My best friend called me the other night
He said "Man - are you crazy"
My girlfriend told me to get a life
She said "Boy - are you lazy"
But I don't mind
As long as there's a bed beneath the stars that shine
I'll be fine, if you give me a minute, a man's got a limit
I can't get a life if my heart's not in it
Hey Hey

I don't mind
As long as there's a bed beneath the stars that shine
I'll be fine, if you give me a minute, a man's got a limit
I can't get a life if my heart's not in it
Hey Hey

I lost my faith in the summer time
'Cos it don't stop raining
The sky all day is as black as night
But I'm not complaining
I begged my doctor for one more line
He say "Son - words fail me"
It ain't no place to be killing time
I guess I'm just lazy

BUT I don't mind
As long as there's a bed beneath the stars that shine
I'll be fine, if you give me a minute, a man's got a limit
I can't get a life if my heart's not in it
Hey Hey

Natural Blues, Moby



Natural Blues

from the album Play

oh lordy, trouble so hard
oh lordy, trouble so hard,
don't nobody know my troubles but God
don't nobody know my troubles but God
 
went down the hill, the other day
my soul got happy and stayed all day
 
oh lordy...
 
went in the room, didn't stay long,
looked on the bed and brother was dead
 
oh lordy...

14.9.06

Bagdad Café



Calling you…

A desert road from Vegas to nowhere,
some place better than where you've been.
A coffee machine that needs some fixing
in a little cafe just around the bend.

I am calling you.
Can't you hear me?
I am calling you.

A hot dry wind blows right through me.
The baby's crying and I can't sleep,
but we both know a change is coming,
coming closer sweet release.

I am calling you.
I know you hear me.
I am calling you.

Diccionario del amor conyugal. letra A.



Diccionario del Amor Conyugal


Abductores: músculos del hombre que pueden ser masacrados por sus pares en un partido de fútbol, pero jamás pateados por su cónyuge.

Acicate: lencería fina.

Adecentarse: realizar el acicalamiento básico previo al cortejo amoroso.

Adversidad: conjunto de eventos de mal agüero que el cura ordenó compartir y por los cuales la ley ordena responsabilizarse en conjunto.

Afianzar: contratar seguro de vida con el cónyuge como único beneficiario

Alegría: es lo que el cónyuge no debiera olvidar dar a su pareja. Es mejor si no se contabiliza numéricamente, sino más bien cualitativamente, de manera tal que sus efectos sean claramente perceptibles a los ojos de los demás.

Alegoría: regalo que se le brinda a la suegra en el día de la madre.

Amamantar: supremo acto de amor, por el cual la mujer renuncia a una turgencia transitoria, renuncia que de todas formas el tiempo se encargará de cobrar.

Amor Conyugal: es el amor que detentan quienes han sido tan valientes como para animarse a compartir el yugo de la rutina.

Anillo: recordatorio tradicional.

Animadversión: sentimiento que, de dejarlo proliferar, termina con el amor conyugal.

Aniversario: casualidad temporal que apareja causalidades, ya sea de enojos o de alegrías varias.

Apuro: causa de casamientos apresurados.

Artilugio: juguete comprado en tienda de objetos eróticos, que denota la antigüedad de la pareja.

Auxilio: herramientas farmacológicas que impiden el divorcio.

Automóvil: sustituto del amor conyugal para el hombre.

Aventura: infección ginecológica.

Azoramiento: mutuo sentimiento que invade a la pareja cuando observan fotografías de su casamiento.

Dafne B. (tiembla Maitena).

13.9.06

El mejor de los casos



El mejor de los casos…

« Il est difficile de rester empereur en présence d’un médecin, et difficile aussi de garder sa qualité d’homme. L’œil du praticien ne voyait en moi qu’un monceau d’humeurs, triste amalgame de lymphe et de sang. »

Marguerite Yourcenar, « Mémoires d’Hadrien ».

Entró al consultorio resuelta, pero temerosa. Una y otra vez, esa experiencia de ser vejada sin compasión se repetía en cualquier consultorio frío que le hubiera tocado visitar. Repantigarse en la camilla, ante el roce del metal del espéculo. Una y otra vez. Ahora había decidido cambiar de médico. Necesitaba una segunda opinión. Eligió al azar un nombre que en un primer momento le pareció conocido. Tal vez alguna amiga lo habría recomendado en una charla de vestidor.

El médico, parapetado en su escritorio, armado con su lapicera, ni la miró. Escribía, garabateaba. Tomó mecánicamente su ficha. La enfermera revoloteaba alrededor, quien sabe haciendo qué. Era una testigo no querida, una guardiana de las formas, con mejor caligrafía que el doctor. Este leyó en voz alta el nombre de la décimo segunda paciente que vería en esa mañana. Embarazadas y más embarazadas, por lo general.

-¿Es usted?- le espetó bruscamente...

El día en que Jacques Villeneuve me sonrió

De qué hablamos cuando hablamos de amistad

Ellos nunca dicen:
No tengo tiempo.
Te llamo luego.
Nos vemos.
Estoy complicado.
Tengo mucho trabajo.
Yo te llamo.
Dame un tiempo para arreglar mis cosas.


Una sonrisa por favor

La ciudad de los niños felices




Erase una vez un pueblito cuyos habitantes habían decidido que su único cometido en la vida debía ser hacer felices a los niños.

Diccionario del bancario.



Diccionario del bancario

Banco: ser incorpóreo que generalmente tiene la culpa de todo.

Contra-asiento: el recurso de los burros.

Debe: lo que se tiene en el Debe: todo lo que podríamos hacer si no fuésemos bancarios.

Estafa: según el Gerente, todo préstamo de dinero no hecho por un banco.

Financiero: palabra elegante para describir las artes del prestamista.

Gremio: ser incorpóreo que generalmente tiene la culpa de todo.


12.9.06

Mayra Santos Febres = Puerto Rico



"Y Digo Mar"


y digo mar
como quien dice simulacro
como quien dice me hago un cero de mayas
recién calculado, hiperbólico
me hago
como quien mata e inventa para asesinarse
para inventar al otro que es una y el amante
me hago para mirar hacia el vacío de un poema
que se queda atrás
y atrás es espuma
un estanque sin peces como cero
imitando al mar recalculado;
vacío de la que busca su poema de amor
como prueba de que el amante es ella de hombre,
de ola que se lo ha tragado y mar de palabras.

11.9.06

Agua de peras




Agua de Peras


Hacer un almíbar liviano en una olla grande, con azúcar morena y unas gotas de vainilla. Agregar abundante canela en rama y dos clavos de olor. Dejar enfriar. Aparte elegir doce peras no muy maduras, lavar bien la cáscara y partirlas por la mitad longitudinalmente. Cocinar a fuego lento la fruta en el almíbar. Cuando el líquido esté espeso y de color amarillento, agregar una pizca de jengibre en polvo. Apagar el fuego y dejar reposar por doce horas. Luego retirar la fruta y colar el líquido. Servir frío, con finas rodajas de naranja o limón.

1.

Gabriel abandonó el yate y caminó tambaleándose por el roquedal que oficiaba de muelle. Nadie notaría su ausencia a esa altura de la fiesta. Se alejó todo lo rápido que su borrachera le permitió, rodeando la pequeña isla, hasta que sus piernas se rindieron a la pesada arena. Cayó de rodillas, y con el rostro bañado en lágrimas observó el arma que a duras penas lograba conservar en su mano. Revivió en su mente por enésima vez la escena de Gonzalo y Alejandra mirándose descaradamente. El dolor en el corazón se le hizo insoportable. Era momento de terminar con todo. Apoyó torpemente el arma bajo su mandíbula y accionó el gatillo. Una sacudida seguida de un calor intenso recorrió su cuerpo, seguido por una sensación de frío paralizante.

Entonces lo que parecía ser una roca más entre las que recortaban la playa, donde el mar iba y venía mansamente, se movió en dirección a Gabriel. La figura que se asemejaba a un hombre en hábito franciscano, le tendió una mano, invitándolo a sentarse en el roquedal.

-La luna ha crecido con mucha fuerza esta vez-, emitió con voz ronca. Tan ronca y profunda como la de aquellos que han pasado mucho tiempo sin hablar, y con un extraño acento que podría ser español castizo.

-Hace mucho que esperaba una noche como ésta.- prosiguió impasible la sombra.

La luna era un enorme disco recortándose neta entre el pinar de la costa, ascendiendo y plateando la noche completamente. Su brillo perlaba el océano y aclaraba las sendas en el arenal que bordeaba la isla.

La figura le acercó una botella a la boca y le hizo beber un líquido dulcísimo. Gabriel percibió una gran efervescencia inundando su cuerpo.

-Cuando mis pies hollaron esta isla por primera vez, esto era un mar de arena. Así fue por mucho tiempo. Luego aquél viejo contrabandista plantó árboles por doquier, tal vez para ocultar mejor sus cargamentos. Nada volvió a ser igual. La tranquila naturaleza recibió pobladores permanentes y un gran trajín entre su muelle y tierra firme. Hoy los seres del mar no hallan paz con esas naves blancas transportando gentes ruidosas y perturbadas -continuó la sombra sin esperar respuesta. Padecía de la ansiedad de quien hace mucho tiempo que no habla más que consigo mismo.

...

SABER




SABER

Cómo saber de la riqueza de tus telas, urdidor

Sino con la punta de mis dedos

De terciopelo el cuello

Brocado tu pecho

Seda en los labios

Podría mi ceguera ignorarte

Pero no mi piel

Olvido el dibujo de tu cara

Los gestos del cuerpo

Se desvanece tu olor

No la suavidad

Maestra del temblor

Guardado

En mis honduras.

DB/11.05

9.9.06

Encuentro fortuito

Venía de dar un adiós cuando lo encontré. Frente a frente. Quedé inmóvil ante su figura ascética y lejana. La palidez de su rostro iluminó el espacio circundante y más allá. Debió tener un breviario en las manos, yo una rosa ajada. Sentí un calor en el corazón, que se tradujo en lágrimas. Nunca antes, nunca después, alguien miró en mi alma de esa manera impasible y total. Entendí en un segundo el sentido del arte, y, por lo tanto, de la vida. Aquella percepción se transformó en un amor imposible y desesperado, sabedor de las barreras temporales que nos separaban. Por más ríos que cruzara escapando al destino nunca lo olvidé. Por más rostros que escrutara en las avenidas, esperando verlo pasar flotando en una gabardina negra, no lo pude hallar. De esto hace hoy, 09 de septiembre, exactamente 15 años. El azar informático hizo posible al menos seguirle los rastros. El debía estar en Buenos Aires. Sin embargo resultó ser tan itinerante que apareció en Amsterdam. Ya no lloro su ausencia. Estoy segura de que ningún maestro holandés puede opacar la gloria de un Tintoretto.

Illuminations de Rimbaud


Je suis le saint, en prière sur la terrasse, comme les bêtes pacifiques paissent jusqu'à la mer de Palestine.

Je suis le savant au fauteuil sombre. Les branches et la pluie se jettent à la croisée de la bibliothèque.

Je suis le piéton de la grand'route par les bois nains; la rumeur des écluses couvre mes pas. Je vois longtemps la mélancolique lessive d'or du couchant.

Je serais bien l'enfant abandonné sur la jetée partie à la haute mer, le petit valet suivant l'allée dont le front touche le ciel.

Les sentiers sont âpres. Les monticules se couvrent de genêts. L'air est immobile. Que les oiseaux et les sources sont loin! Ce ne peut être que la fin du monde, en avançant.

8.9.06

Poemas del Urdidor


Poemas del Urdidor

I

Un día leerás mis letras

Y les dirás:

Lo escribió para mí.


Debo decirte ahora

Que escribo

Desde dentro de ti.

Debes decirles bien.

II

Tu mano en mi pecho

Cree contener mi corazón

Ensayas la calma

En nuestro temporal.


Deja rugir a la tempestad

Nuestro fuego no se apaga,

Circula en mis venas

Y se vuelve hoguera.


III

Me preguntas

Qué me gusta de ti

¿Acaso las arenas

Demandan al mar?

Ambos se encuentran

Porque así tiene que ser.


IV

Frío, verde y vital

Vienes a besarme

Te devuelvo mi calor

En una única forma.


Penétrame

Con tu mar poderoso

Beberé tu sabor salado

La espuma de tus mareas.


Te acercas, te alejas

Y vuelves.

Me dejaré llevar

En tus rompientes.


Yo soy la calma de la retirada,

Tú el corazón verde

De mi linfa vital.


Soy la playa que espera la caricia

Tibia aguardo

Debo aplacar la ira de Neptuno.


V

La luna nos verá

Envueltos en nosotros

Tu piel en la mía

Vestidos de luz


En gasas sutiles

Seda de artesano

Teje urdidor

La trama de tu destino


Que las telas muestran

Sus mejores brillos

Luego de la peor tormenta

Luciendo al sol sus diamantes

Las gotas de lluvia

En las telarañas sutiles.


VI

No quiero que tus ojos brillen

Apagando tu piel

Busca algún retazo de inocencia para mí.


Adjetivos nada más




Adjetivos Turbadores Desmitificados

Una rosa enhiesta no recuerda que fue mórbido pimpollo. Roja y turgente, anhelante del rocío, disfraza su porvenir ajado.

De aquella diminuta tumescencia blanca en el tallo erguido, ¿quién hubiera podido predecir tamaña gloria?

Promiscua y salvaje cuando silvestre, solitaria y generosa en invernaderos suntuosos, indulgente con ocasionales y leves orquídeas que no sobreviven a su esplendor.

¿Acaso su erótico y almizclado perfume abriría puertas de percepción insospechadas al jardinero constante? He ahí otro de sus misterios.

El pesado terciopelo de un solo pétalo de una Rosa de Té estremece la piel menos prevenida, pero la espina ingrata horada la mano amorosa en amarga contradicción.

Conspicua en todo jardín que se precie de tal o en pesado florero acristalado de alguna habitación consagrada al goce de su morador, doliente en lápidas marmóreas, cómplice de amantes recién estrenados, mística para conspiradores de la sabiduría. Con igual candor es pudorosa virgen y apasionada libertina.

Debiera ser merecedora de un mejor destino que rememorar lo lábil de la juventud y de la belleza. Atribuirle eterno espíritu lozano, sobre lo efímero de su esplendor es mayor tributo a su generoso despliegue.

Se produjo un error en este gadget.