29.8.06

Las bocas de una ciudad



Las bocas de una ciudad



Tango de Montréal

Sept heures et demie du matin métro de Montréal

C´est plein d’immigrants

Ça se lève de bonne heure

Ce monde là

Le vieux cœur de la ville

Battrait-il donc encore

Grâce à eux

Ce vieux coeur usé de la ville

Avec ses spasmes

Ses embolies

Ses souffles au cœur

Et tout ses défauts

Et toutes les raisons du monde qu’il aurait

De rennoncer

De s’arrêter. “

(Adrian Godin)

(Poema inscripto en una de las paredes del acceso a la estación de metro Mont Royal, en el barrio del Plateau en Montreal).


Las luces mortecinas de la estación de metro presagiaban mi cansancio. Verdosas pero sin estridencia, conferían cierto aire irreal a la multitud que esperaba terminar su jornada, inmutables al ulular de cada bólido naranja en las vías, una tortura dosificada cada ocho minutos.

El expendedor de billetes, en su jaula vidriada e insonorizada, (con todo pensado para tener el menor contacto humano posible), era la cara de la primera boca sorda en el infra mundo del subterráneo...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Se produjo un error en este gadget.